TENEMOS TANTO TIEMPO Y TAN POCO QUÉ HACER
WE HAVE SO MUCH TIME AND SO LITTLE TO DO

Proyecto a distancia / Remote project
CAM (Centro de Arte Moderno), Guadalajara, México
2010
ARTISTAS: Octavio Abúndez, Elizabeth Calzado, Amanda García, Daniel Monroy, Felipe Manzano, Gabriel Rico, Javier M. Rodríguz, Paula Silva Ruvalcaba, Luis Alfonso Villalobos, Zoé T. Vizcaíno.

LA PRIMERA OBRA DE ARTE POP FUE REALIZADA EN 1947 POR EL ARTISTA ESCOCÉS SIR EDUARDO PAOLOZZI. O eso es lo que algunos aseguran categóricamente. Otros atribuyen la iniciativa a Richard Hamilton. Hay quienes retroceden hasta John Everett (aunque en 1886, cuando vendió una pintura que promovía el jabón Pears, no se habían identificado rasgos comunes con otros trabajos artísticos, como para que se pudiera pensar en el término Pop). Lo cierto es que en 1952, en Londres, Paolozzi convocó a la conferencia Bunk!, en la que presentó imágenes tomadas de medios masivos y esto culminó en la formación del Grupo Independiente que se dedicaría a discutir temas “populares” (ahí también estuvo Hamilton). Finalmente muchos tuvieron las mismas inquietudes, por llamarlas de alguna manera, y por razones tal vez geopolíticas, la historia oficial hizo que la mayor atención se concentrara en los artistas de Estados Unidos. La corriente del Pop, entonces, siguió por su cuenta y Paolozzi quedó, no atrás, sino paralelo. Su vida y sus métodos de trabajo no terminaron de ser completamente Pop, como los de Andy Warhol. Con un pie ahí y el otro en su lado moderno, siguió trabajando –se podría decir– de manera posmoderna: cada tanto publicaba algún libro compuesto por imágenes tomadas de medios masivos, implicadas en los temas de su obra anterior. Uno de ellos fue Metafisikal Translations (1962), en el que se advierten dos preocupaciones principales: el cine y las máquinas, ambas relacionadas con el tiempo y con lo que está más allá de lo físico. PUNTOS, LÍNEAS. En cada pieza de Tenemos tanto tiempo y tan poco que hacer existe en un universo independiente, paralelo: a la distancia los universos se ven como puntos y las líneas entre ellos crean formas. El espacio de tiempo que impone la visión del conjunto resignifica el todo, creando, como en el trabajo de Sir Eduardo Paolozzi, conexiones metafísicas. Suspendida en el centro de todo está la situación: tiempo y espacio son conceptos infinitos de los cuales es bello hablar (Octavio Abúndez, Towards a New World Order); también la pelota de tenis está detenida en el aire, sol independiente del sistema, verde, casi amarilla (Daniel Monroy, Toma inversa), como existe un círculo amarillo que se formó por la idea de espacio (Javier M. Rodríguez, Everything Counts in Large Amounts) y una esfera por tiempo (Daniel Monroy, Proyecto de nación I [cuatrocientos veinte minutos]). Círculos, más círculos. Los fondos en las cubetas de pintura esperan una continuidad (Luis Alfonso Villalobos, Crack 1 y 3), aunque sea estética. Los trozos de madera cambian de nombre con tal de encontrar un sentido original de su existencia (Paula Silva Ruvalcaba, Mi cepillo, Mi clóset, Mi martillo) y el azul insiste en que puede estar gastado (Felipe Manzano, sin título). Otros esperan entre quedarse en el presente, o poder llegar tarde o temprano (Javier M. Rodríguez, Antes, después y ahora; Luis Alfonso Villalobos, Simetría). Dos cerillos están determinados a que nada de aquello suceda (Elizabeth Calzado, sin título), mientras que hay líneas que dibujan lo que va pasando (Daniel Monroy, Tubérculo digital; Luis Alfonso Villalobos, Auroville). Hay puntos donde se puede ver el límite entre un espacio y otro, entre la decisión de quedarse o dejar que el tiempo pase (Paula Silva Ruvalcaba, (GMT + 0:00), En ese tiempo, aunque el sol brillaba no se sentía el calor). El fuego determina el tiempo, nunca nada puede ser igual después de que él aparece (Elizabeth Calzado, sin título; Luis Alfonso Villalobos, sin título). El espejo que permite ver el reflejo del mundo entero fue tapado (Luis Alfonso Villalobos, I Was a Landscape) y el otro es impenetrable (Zoé T. Vizcaíno, Reincidencia), pero no por eso dejaremos de intentar referirnos a un mundo paralelo. Sólo porque es bello hacerlo.

19_1962-no-title-from-metafisikal-translations-36-w.jpg
       
19_camlet.jpg
       
19_manzano-w.jpg
 Felipe Manzano:   Embalajes mutantes 
19_14.jpg
       
19_13.jpg
       
19_-tiempo-tenemos-01145.jpg
 Zoé T. Vizcaíno:   Reincidencia 
19_pajaro-w.jpg
 Zoé T. Vizcaíno:   Reincidencia (detalle) 
19_tiempo-tenemos-01139.jpg
 Daniel Monroy:   Proyecto de Nación (palo de escoba) 
19_img1121-w.jpg
 Daniel Monroy:   Tubérculo digital 
19_10.jpg
       
19_crack1-w.jpg
 Luis Alfonso Villalobos:   Crack 1 
19_canica-de-tiempo-w.jpg
 Daniel Monroy:   Proyecto de Nación I (420 min) 
19_simetria-w.jpg
 Luis Alfonso Villalobos:   Simetría 
19_02-w.jpg
       
19_1-w.jpg
 Felipe Manzano:   Sin título 
19_picture-85.png
 Paula Silva Ruvalcaba:   Mi clóset 
19_08.jpg
       
19_everythingcountsjvrmrdrgz.jpg
 Javier M. Rodríguez   Everything Counts in Large Amounts  
19_07.jpg
 Gabriel Rico Jiménez:   Caníval 
19_piso.jpg
       
19_maniobras-w.jpg
       
19_-tiempo-tenemos-01118.jpg
 Daniel Monroy:   Toma inversa 
19_-tiempo-tenemos-01119.jpg
 Daniel Monroy:   Toma inversa (detalle) 
19_cam4.jpg
 Octavio Abúndez:    Towards a New World Order  
19_00w.jpg
 Octavio Abúndez:   Towards a New World Order 
19_-img1129thumb.jpg
 Luis Alfonso Villalobos:   Crack 3 
19_-cerillos.jpg
 Elizabeth Calzado:   Sin título 
19_12.jpg
       
19_-tiempo-tenemos-01126.jpg
 Amanda García Martín:   Le Chariot 
19_06.jpg
 Paula Silva Ruvalcaba:   Mi martillo 
19_tiempo-tenemos-01127.jpg
 Paula Silva Ruvalcaba: (GMT+0:00)   El sol brillaba pero no había calor 
19_03.jpg
       
19_mirror.jpg
 Luis Alfonso Villalobos:   Espejo 
19_uncmdeazuljvrmrdrgz.jpg
 Javier M. Rodríguez:   Un centímetro de azul 
19_05_v2.jpg
       
19_escalera.jpg
 Luis Alfonso Villalobos:   Madera sometida a combustión  
19_vistaesc.jpg
       
19_lav2.jpg
 Luis Alonso Villalobos:   Auroville 
19_-metafisikal.jpg